PÉRDIDAS DE ORINA DURANTE O DESPUÉS DEL EMBARAZO

Durante el embarazo el cuerpo de la mujer experimenta muchos cambios. Cambia la postura corporal, la elasticidad del tejido conectivo, el peso y el tamaño del bebé, el peso de la madre, etc. Con lo cual a medida que pasan las semanas la musculatura del suelo pélvico (principal responsable de la continencia urinaria) se estira y debilita cada vez más como consecuencia de la constante y creciente carga que debe soportar. Siendo el parto vaginal el momento de mayor distensión de los tejidos músculo-aponeuróticos y nerviosos del suelo pélvico.

Estas alteraciones producidas en los músculos perineales y el compartimento lumbo-abdomino-pélvico durante el embarazo y el parto desencadenan frecuentemente pérdidas involuntarias de orina, que afectan a más del 40% de las embarazadas españolas. Generalmente las mujeres experimentan escapes de orina al toser, estornudar, reír o hacer pequeños esfuerzos; entidad clínica que se conoce como incontinencia urinaria de esfuerzo.

No obstante, cabe destacar, que ninguna mujer debería presentar pérdidas involuntarias de orina (ni durante el embarazo, ni en el postparto). Cuando esto ocurre es porque existe algún tipo de alteración en las estructuras responsables de la continencia urinaria que debe solucionarse cuanto antes.

 
TIEMPO PARA RECUPERAR LA CONTINENCIA

El período de tiempo necesario para volver a controlar la micción y que cesen las fugas de orina es variable. En algunas mujeres la incontinencia desaparece unas semanas después de dar a luz. Y en cambio, en otras, puede persistir durante meses, e incluso convertirse en un problema a largo plazo.

 
 
 
¿SE PUEDEn EVITAR las pérdidas de orina?, ¿CÓMO?

Para prevenir el desarrollo de la incontinencia urinaria tanto durante el embarazo como en el postparto es clave la práctica regular de los ejercicios de Kegel o ejercicios de entrenamiento de la musculatura del suelo pélvico (durante el embarazo generalmente a partir de las 25-28 semanas de gestación y en el postparto a partir de las 48 horas).  Estos ejercicios (junto con el masaje perineal) mejoran la elasticidad perineal, favoreciendo la posterior recuperación del tono muscular del suelo pélvico y reduciendo el riesgo de desgarros y episiotomía en el parto.

Según estudios científicos, para garantizar la efectividad de estos ejercicios es imprescindible acudir al fisioterapeuta especializado en rehabilitación del suelo pélvico para que diseñe un programa de ejercicios personalizado, y que supervise la correcta ejecución y cumplimiento del mismo. Asimismo, es importante realizar estos ejercicios al menos 3 días a la semana durante mínimo 10-12 semanas, aunque la duración variará en función del diagnóstico y la valoración realizados.

Igualmente, se deben realizar ejercicios de estabilización lumbo-pélvica, y cumplir las recomendaciones higiénico-dietéticas de los profesionales tales como evitar ganar peso excesivo durante el embarazo,  prevenir el estreñimiento, miccionar con frecuencia (sin esperar a tener muchas ganas de orinar),toser de forma adecuada, coger las cargas correctamente, etc.

 
 
TRATAMIENTO FISIOTERÁPICO: REHABILITACIÓN DEL SUELO PÉLVICO

El tratamiento de la incontinencia urinaria no es el mismo para todas las mujeres, por lo que es importante acudir a un profesional sanitario (fisioterapeuta, matrona, ginecólogo o urólogo) con el fin de que te valoren, descarten otras patologías o complicaciones y en función del diagnóstico elaboren un tratamiento personalizado, adaptado a las necesidades de cada mujer.

Una vez diagnosticada la incontinencia urinaria de esfuerzo (y descartadas algunas alteraciones como pueda ser una infección del tracto urinario inferior u otras patologías asociadas) el tratamiento fisioterápico consiste en términos generales en la reeducación de la musculatura del suelo pélvico mediante:

1. EJERCICIOS DEL SUELO PÉLVICO Y DEL COMPARTIMENTO LUMBO-ABDOMINO-PÉLVICO

Los ejercicios del suelo pélvico o ejercicios de Kegel son los que se emplean con mayor frecuencia tanto en la prevención como en el tratamiento de la incontinencia urinaria.  Estos ejercicios pueden iniciarse como ya se ha comentado anteriormente durante el embarazo (a partir del segundo trimestre) y en el postparto (a partir de las 48 horas). Aunque, ¡insisto!, es imprescindible acudir al profesional sanitario especializado en suelo pélvico para que determine cuáles son los ejercicios adecuados en cada caso.

Además, puesto que la pelvis está directamente relacionada con la musculatura abdominal, el diafragma torácico y la columna lumbar, muchos de los ejercicios también trabajarán estas estructuras. Teniendo en cuenta tanto la buena postura como la respiración y la contracción de la musculatura del suelo pélvico durante la ejecución de éstos ejercicios.

Próximamente publicaremos una entrada con los ejercicios que puedes realizar en el postparto inmediato (pasadas 48 horas) y en el postparto tardío (a partir de las 6 semanas postparto).

 

 2.  TRATAMIENTOS COMPLEMENTARIOS

En ocasiones los fisioterapeutas empleamos otras herramientas que complementan a los ejercicios anteriores, entre las que despuntan el biofeedback y la estimulación eléctrica.

  • 2.1. BIOFEEDBACK

El biofeedback es una técnica terapéutica que permite mejorar y entrenar la propiocepción (percepción o sensación) del suelo pélvico mediante la toma de conciencia de la musculatura perineal. Consiste en la introducción de un dispositivo en la cavidad vaginal que facilita el reconocimiento de la localización de los músculos perineales y la distinción entre la contracción y la relajación de los mismos. Los utensilios empleados para este fin son principalmente el perineómetro (que también cuantifica la fuerza de la contracción), la sonda electromiográfica o la sonda manométrica (que muestra en una pantalla de forma gráfica la contracción y relajación de la musculatura perineal in situ). Además, el uso de estas herramientas también participa en el  incremento de la fuerza y el tono de la musculatura perineal.

 

  • 2.2. ELECTROESTIMULACIÓN

La electroestimulación consiste en la aplicación de una corriente eléctrica (no dolorosa) mediante electrodos o una sonda (vaginal o anal) que provoca la contracción de la musculatura del suelo pélvico, consiguiendo aumentar el tono basal y la fuerza y/o mejorar la  resistencia a la fatiga (entre otros). Además, proporciona analgesia por lo que se puede utilizar en mujeres con dispareunia y dolores tras episiotomía; y mejora la vascularización del área perineal.

Si la incontinencia no se trata correctamente a largo plazo podría empeorar la situación de la musculatura del suelo pélvico, incrementándose la gravedad de la incontinencia y pudiendo desarrollar otros problemas como dolor lumbar o pélvico (puesto que estos músculos trabajan de forma conjunta en la estabilización de la columna lumbar y de la pelvis). Por ello es imprescindible ponerse en manos de un especialista cuanto antes, para que realice la valoración correspondiente y elabore un programa de tratamiento adaptado al diagnóstico y características propias de la mujer.

©misuelopelvico.com

 

BIBLIOGRAFÍA

  1.  Pelaez M, Gonzalez-Cerron S, Montejo R, Barakat R. Pelvic floor muscle training included in a pregnancy exercise program is effective in primary prevention of urinary incontinence: a randomized controlled trial. Neurourol Urodyn. 2014 Jan;33(1):67-71.
  2. McClurg D. Peri-partum and pelvic floor dysfunction. Pract Midwife. 2014 Jul-Aug;17(7):10-2.
  3. Boyle R, Hay-Smith EJ, Cody JD, Mørkved S. Pelvic floor muscle training for prevention and treatment of urinary and fecal incontinence in antenatal and postnatal women: a short version Cochrane review. Neurourol Urodyn. 2014 Mar;33(3):269-76.
  4. Oblasser C, Christie J, McCourt C. Vaginal cones or balls to improve pelvic floor muscle performance and urinary continence in women postpartum: a quantitative systematic review and meta-analysis protocol. J Adv Nurs. 2014 Nov 10.
  5. Sangsawang B, Sangsawang N. Stress urinary incontinence in pregnant women: a review of prevalence, pathophysiology, and treatment. Int Urogynecol J. 2013 Jun;24(6):901-12.
  6. Kocaöz S, Eroğlu K, Sivaslıoğlu AA. Role of pelvic floor muscle exercises in the prevention of stress urinary incontinence during pregnancy and the postpartum period. Gynecol Obstet Invest. 2013;75(1):34-40.
  7. Hilde G, Stær-Jensen J, Siafarikas F, Ellström Engh M, Bø K. Postpartum pelvic floor muscle training and urinary incontinence: a randomized controlled trial.Obstet Gynecol. 2013 Dec;122(6):1231-8.
  8. Ahlund S, Nordgren B, Wilander EL, Wiklund I, Fridén C. Is home-based pelvic floor muscle training effective in treatment of urinary incontinence after birth in primiparous women? A randomized controlled trial. Acta Obstet Gynecol Scand.2013 Aug;92(8):909-15.
  9. Fernández Medina IM. Abordaje fisioterápico de las lesiones perineales en el postparto. Enfermería Docente 2013;100:28-33.
  10. Boyle R, Hay-Smith EJ, Cody JD, Mørkved S. Pelvic floor muscle training for prevention and treatment of urinary and faecal incontinence in antenatal and postnatal women. Cochrane Database Syst Rev. 2012 Oct 17;10:CD007471.
  11. Direccion General de Salud Publica. Protocolo de asistencia al parto y al puerperio y de atencion al recien nacido. Barcelona: Direccio General de Salut Publica del Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya, 2009.
  12. Hay-Smith J, Mørkved S, Fairbrother KA, Herbison GP. Pelvic floor muscle training for prevention and treatment of urinary and faecal incontinence in antenatal and postnatal women. Cochrane Database Syst Rev. 2008 Oct 8;(4):CD007471.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.