DISFUNCIÓN ERÉCTIL: TRATAMIENTO

La disfunción eréctil (antes conocida como impotencia) es un trastorno sexual muy común a nivel mundial, especialmente en los varones mayores de 40 años.  Ésta alteración masculina se define como la “incapacidad, persistente o recurrente, para obtener y mantener una erección apropiada hasta el final de la actividad sexual” (DSM-IV-TR). Se trata de un trastorno que afecta a la salud psicosocial masculina y que, además, tiene una importante repercusión sobre la calidad de vida tanto de quienes la sufren como de sus parejas.

Según el estudio EDEM (Epidemiología de la Disfunción Eréctil Masculina), en España, alrededor de 2 millones de hombres de entre 25 y 70 años (12%) sufren disfunción eréctil; considerando muchos de los afectados que su problema es normal o no tiene solución. Sin embargo, el tratamiento de la disfunción eréctil consigue buenos resultados en la mayoría de los casos.

 

 
 

¿POR QUÉ SE PRODUCE LA DISFUNCIÓN ERÉCTIL?

Los estudios muestran que la disfunción eréctil es consecuencia de la combinación de múltiples factores que podemos agrupar en factores psicológicos y factores físicos u orgánicos (patologías, lesiones o efectos secundarios de medicamentos u otras sustancias).

Ahora bien, para poder entender el “porqué” de las distintas causas de la disfunción eréctil sería necesario conocer el funcionamiento normal de la erección. Para ello, les enlazamos algunos vídeos en los que se explica como es el pene, cuáles son los mecanismos necesarios para que se de una erección eficaz y que fallos se producen cuando el pene es incapaz de conseguir o mantener una erección adecuada.

 

Por otro lado, en la imagen que sigue pueden ver las distintas patologías o alteraciones que podrían estar causando la disfunción eréctil.

 

 
 
 
QUÉ HACER CUANDO APARECEN PROBLEMAS DE ERECCIÓN

Si se experimentan problemas de erección el primer paso a seguir es hablarlo con su pareja (si la tiene) y acudir al médico, exponiéndole con claridad su problema y respondiendo sinceramente a las preguntas que le haga.

El uro-andrólogo experto en medicina sexual es el profesional que (desde mi punto de vista) está más preparado para valorar la disfunción eréctil. Él u otros médicos confirmarán si existe o no un problema de erección, e investigarán -cuando proceda- la causa de la disfunción eréctil a través de una exploración física, análisis o cuestionarios.

También te pueden recomendar la modificación de aquellos factores de riesgo que están relacionados con la disfunción eréctil (tabaco, alcohol, medicamentos, etc.). Por otra parte, en caso de tener otras enfermedades adyacentes que pudieran estar causando la disfunción eréctil (p.ej: diabetes mellitus o hipertensión arterial) también las tratarán o remitirán al paciente a un especialista para que le realicen más estudios e instauren un tratamiento más específico.

Además, la disfunción eréctil puede ser el “reflejo” de otra enfermedad importante. Por ejemplo, cuando existen alteraciones vasculares la disfunción eréctil podría ser una “señal de alarma” que nos avisa de que las arterias se están cerrando y que podríamos sufrir un infarto de miocardio u otras alteraciones vasculares en el cerebro o cualquier otra parte del cuerpo.

 
 
¿QUÉ TRATAMIENTOS EXISTEN PARA LA DISFUNCIÓN ERÉCTIL?

En la actualidad existen distintas opciones terapéuticas para el abordaje de la disfunción eréctil. Atendiendo a que la Disfunción Eréctil frecuentemente es el resultado de la combinación de múltiples factores, los especialistas junto con el varón y su pareja (en caso que la tuviere) deben escoger el tratamiento o tratamientos que consideren oportunos en función de la causa/s de la disfunción eréctil (psicológico, hormonal, farmacológico, cirugía, aparatos de vacío, etc.).

Cabe destacar que en la mayoría de los casos la disfunción eréctil puede tratarse exitosamente con las terapias de las que disponemos, aunque raramente podremos hacer desaparecer la causa que generó la disfunción eréctil.

Podemos clasificar los tratamientos en función del orden de prescripción de los mismos en:

  • Tratamientos de primera línea (1ª opción):
    • Inhibidores de PDE5.
    • Dispositivos de vacío.
    • Consejos psicosexuales y modificación del estilo de vida (también en tratamientos de 2ª y 3ª línea).
  • Tratamientos de segunda línea (2ª opción):
    • Alprostadilo intracavernoso o intrauretral.
  • Tratamientos de tercera línea (3ª opción):
    • Prótesis peneana.

 
 
A continuación se describen los distintas opciones terapéuticas de las que disponemos en la actualidad para tratar la disfunción eréctil.

 
A. MODIFICACIÓN DEL ESTILO DE VIDA

Mejorar el estilo de vida (seguir una dieta saludable, perder de peso, controlar los hábitos tóxicos, etc.) puede tener beneficios especialmente importantes en pacientes con disfunción eréctil, sobre todo cuando existen enfermedades cardiovasculares o metabólicas concomitantes (p.ej: diabetes o hipertensión arterial). Estudios recientes respaldan que la intervención sobre los hábitos de vida, además de mejorar la función eréctil, beneficia la salud cardiovascular y metabólica en general.

Existen muchos factores de riesgo relacionados con la disfunción eréctil que pueden modificarse. Entre ellos destacan: el sedentarismo o falta de ejercicio, la obesidad, el tabaquismo y la hipercolesterolemia.

Por ello en caso de disfunción eréctil se recomienda:

  • Dejar de fumar.
  • Reducir el consumo de alcohol y otras sustancias tóxicas.
  • Controlar la tensión arterial.
  • Reducir o cambiar los fármacos responsables de la disfunción eréctil.
  • Realizar ejercicio físico regular.
  • Seguir una dieta equilibrada (perder peso en caso de obesidad o sobrepeso).

 

 
B. FÁRMACOS

B1. Fármacos por vía oral

En casos de disfunción eréctil se suelen prescribir como primera opción terapéutica las famosas “viagras”. Las viagras son fármacos que inhiben la enzima PDE5, y con ello desencadenan una serie de efectos que favorecen la erección del pene (relajación del músculo liso, vasodilatación y aumento del flujo arterial).

Algunos ejemplos de estos fármacos son el sildenafilo, el tadalafilo y el vadenafilo (Ver tabla). Estos medicamentos pueden producir algunos efectos adversos (dolor de cabeza, congestión nasal, dolor de estómago, rubor, etc.) pero generalmente son leves y poco frecuentes.
 

SIDENAFILO TADALAFILO VADENAFILO
 ¿Cuánto tarda en producir la erección? 30-60 minutos 30 minutos 30 minutos
Dosis 25, 50 y 100 mg 10 y 20 mg 5, 10 y 20 mg
Duración erección Máximo 12 horas Máximo 36 horas 36-48 horas
¿Comer disminuye su eficacia? Sí, sobre todo los alimentos grasos No No

 
Asimismo, en ocasiones se receta la apomorfina sublingual (en dosis de 2-3 mg), aunque en estudios comparativos se ha observado que ésta obtiene resultados menos satisfactorios y es menos eficaz que el sidenafilo.

Otros medicamentos que actualmente NO tienen cabida para tratar la disfunción eréctil son: la yohimbina, la delecuamina, la trazodona, la L-arginina, el ginseng rojo coreano, el limaprost o los tratamientos tópicos.

 
B2. Fármacos por vía intravenosa

En aquellos sujetos en los que los medicamentos orales no son efectivos, pueden recurrir  a las inyecciones intracavernosas de medicamentos vasoactivos de alprostadilo en dosis de 5.40µg. En este caso la erección suele iniciarse a los 5-15 minutos de la inyección y su duración varía en función de la dosis que se haya inyectado. Las dos primeras inyecciones las realiza el médico para enseñarle al varón como debe hacerse correctamente, y posteriormente el paciente ya lo hace sólo en su casa.  También pueden inyectarse otros medicamentos como son la papaverina o la fentolamina, entre otros. Aunque el más empleado es el alprostadilo.

 
 
C. DISPOSITIVOS DE VACÍO Y ANILLOS CONSTRICTORES

Estos dispositivos no consiguen una erección fisiológica, puesto que lo que producen es una dilatación pasiva de los cuerpos cavernosos con la ayuda de un anillo constrictor que se coloca en la base del pene con el fin de retener la sangre en el interior de los cuerpos cavernosos.

Entre sus efectos adversos destacan el dolor, la incapacidad de eyacular, alteraciones en la piel del pene (petequias, equimosis y en los casos más graves necrosis de la piel) y entumecimiento. Todos ellos pueden evitarse si se retira el anillo constrictor en un plazo máximo de 30 minutos. Además, su uso está contraindicado en caso de padecer algún trastorno hemorrágico o estar recibiendo tratamiento anticoagulante (p.ej: sintrom).

 En este vídeo el doctor Germán Buitrago nos explica como funciona la bomba de vacío peneana

 
 
D. PSICOTERAPIA

La psicoterapia es la opción terapéutica de elección cuando la disfunción eréctil es de origen psicógeno (e incluso mixto). Esta se emplea con el fin de reducir la ansiedad del momento del acto sexual por medio del aprendizaje programado de conductas sexuales de pareja, buscando romper el círculo vicioso de la disfunción eréctil.

 

 


E. FISIOTERAPIA

La fisioterapia mejora la calidad de la erección del pene siempre y cuando la disfunción eréctil sea de origen vascular (su eficacia en la disfunción eréctil de distintas causas aún no se ha demostrado). Con el tratamiento fisioterapéutico se consigue mayor rigidez en la erección y prolongar el tiempo de mantenimiento de la erección del pene.

En fisioterapia las técnicas empleadas son tres: los ejercicios de Kegel o entrenamiento de la musculatura perineal (EMSP), el biofeedback y la electroestimulación.

En un estudio reciente (Van Kampen et al, 2003) en el que los sujetos realizaron terapia con ejercicios de Kegel, biofeedback y electroestimulación; el 47% de los varones consiguieron recuperar la erección normal, el 24% mejoraron su erección y el resto (6%) no obtuvieron mejoría.

 
 
F. CIRUGÍA

En los pacientes que no responden al tratamiento conservador (fármacos e inyecciones intracavernosas) o que prefieren una solución permanente para la disfunción eréctil puede contemplarse cirugía.

Principalmente existen dos tipos posibles de cirugía en caso de disfunción eréctil:

  • Cirugía revascularizadora: La cirugía revascularizadora puede ser venosa o arterial. Empleando una u otra en función del sistema que esté alterado.
  • Prótesis de pene: La implantación quirúrgica de prótesis de pene se considera como última opción terapéutica por su agresividad, que no por su eficacia. En este caso las prótesis pueden ser de dos tipos: las maleables o semirrígidas y las inflables compuestas por dos o tres piezas. Generalmente, suelen escogerse los dispositivos inflables de tres piezas, pues parece ser los que estos logran unas erecciones más “naturales” (aunque son los dispositivos más caros). Además, la implantación de prótesis de pene de cualquier tipo presenta unas tasas de satisfacción muy elevadas (70-87%) en caso de disfunción eréctil. Y en cuanto a los efectos adversos o complicaciones, las prótesis de pene, como cualquier mecanismo que se introduce en el cuerpo pueden presentar fallos mecánicos o infecciones.

 

  

CARACTERÍSTICAS DEL TRATAMIENTO

  • El tratamiento siempre debe ser personalizado, de modo que se tengan en cuenta las características personales del paciente así como las expectativas del mismo y de su pareja.
  • Es importante un abordaje integral de la disfunción eréctil, en el que se traten tanto los aspectos físicos u orgánicos como los psicosexuales.
  • En el tratamiento debe quedar claro que:
      • Se tiene un problema de erección, pero eso no disminuye su valor como persona ni como varón. Aunque la erección sea una variable importante en la sexualidad, no es la única, y también es posible la sexualidad satisfactoria sin erección.
      • Deben incentivarse las relaciones sexuales flexibles, espontáneas, dónde primen la sensualidad y la ternura, donde no existan obligaciones absolutas como “llegar siempre al orgasmo”, ni expectativas excesivas y no realistas (puesto que la pareja deberá colaborar en el proceso de tratamiento).
      • Hacer hincapié en que la disfunción eréctil no tiene porqué ir unida a un conflicto afectivo en la pareja o a un trastorno psicológico. Ni tiene porque ir ligada a una pérdida de interés sexual por su pareja o a la infidelidad (relaciones sexuales extraconyugales).
      • En la disfunción eréctil, en principio, sólo está afectada la fase de excitación; por lo que el varón puede sentir deseo y placer sexual.
      • El estilo de vida con estrés y cansancio es contraproducente para la sexualidad, y para la salud en general. Por tanto, llevar una vida más relajada y menos agotadora puede mejorar tanto nuestra sexualidad como nuestro bienestar.
      • Deben cultivar un clima de tolerancia a la frustración (no todo puede salir siempre bien, pueden haber altibajos en el tratamiento) y un cierto sentido del humor, ya que esto siempre facilita mucho las cosas.
  • En algunos casos, cuando existe un exceso de auto-observación y una falta de atención hacia los estímulos eróticos que agravan el problema o distorsionan la comunicación en la pareja; es importante que se varíe la dinámica de sus relaciones sexuales. Incidiendo en las caricias no genitales, a través de las cuales se pretende cultivar la sensualidad y se intentan romper las rutinas de auto-observación que se hayan podido crear.
  • Generalmente se emplea un tratamiento sintomático (basado en los síntomas) de la disfunción eréctil para poder conseguir una rigidez apropiada del pene en el momento de la relación sexual.
  • En cualquier caso, siempre es conveniente que el paciente y su pareja conozcan las distintas opciones terapéuticas disponibles para tratar la disfunción eréctil junto con sus tasas de éxito, invasividad, coste económico y posibles efectos secundarios o complicaciones.

 


Y RECUERDEN…

  • No renuncie a la sexualidad, es un derecho humano básico.
  • La Disfunción Eréctil es un problema de salud muy frecuente reconocido por la OMS, no está usted solo. Hable con su pareja abiertamente y sin miedos.
  • Aunque la capacidad eréctil del varón (la potencia sexual) cambia con la edad, nadie es demasiado mayor para consultar por problemas de Disfunción Eréctil.
  • Mantenga una actividad sexual frecuente y estable, se ha comprobado que tiene un efecto beneficioso sobre la propia erección.
  • No fume, no beba excesivamente, haga ejercicio físico con regularidad y pregunte a su médico si los fármacos que toma pueden ser perjudiciales para la erección y si pueden ser cambiados.
  • Las causas de la Disfunción Eréctil son múltiples: puede tener origen psicológico u orgánico y frecuentemente coexisten ambos factores. Usted no tiene la culpa de padecerla.
  • La Disfunción Eréctil  puede ser el síntoma inicial de muchas enfermedades. Si se presenta esta alteración, consulte a su médico.
  • La diabetes, la hipertensión arterial, el aumento de colesterol y el hábito de fumar son las causas más frecuentes de Disfunción Eréctil. Si usted tiene alguno de estos factores tiene más probabilidad de desarrollar una Disfunción Eréctil.
  • Existen en la actualidad métodos de tratamiento muy eficaces, muy seguros y poco invasivos para esta alteración. No tenga miedo.
  • El consejo más importante que se le puede dar es que acuda a su médico si tiene síntomas de Disfunción Eréctil.

 

 Con esta entrada queremos dar a conocer la una amplia variedad de tratamientos exitosos de los que disponemos actualmente para la disfunción eréctil, y animar a los hombres que tengan este problema a acudir cuanto antes a un especialista. Pues ésta afección repercute negativamente sobre la salud de quien la padece y de quiénes están a su alrededor (pareja y família). 

Y no olvides que si te surge cualquier duda sobre la disfunción eréctil o quieres contarnos tu experiencia personal, puedes escribirnos; ¡estaremos encantadas de ayudarte! Igualmente, si crees que ésta información puede ayudar a alguien, ¡compártela!
 

©misuelopelvico.com

BIBLIOGRAFÍA

  • Martín Morales A, Sánchez Cruz JJ, Saenz de Tejada I, Rodríguez Vela L, Jimenez-Cruz JF, Burgos-Rodríguez R. Prevalence and independent risk factors for erectile dysfunction in Spain: results of the Epidemiología de la Disfunción Eréctil Masculina Study. J Urol 2001;166(2):569-575.
  • Van Kampen M, De Weerdt W, Claes H, Feys H, De Maeyer M, Van Poppel H. Treatment of erectile dysfunction by perineal exercise, electromyographic biofeedback, and electrical stimulation. Phys Ther. 2003 Jun;83(6):536-43.
  • Billups KL, Bank AJ, Padma-Nathan H, Katz S, Williams R. Erectile Dysfunction is a Marker for Cardiovascular Disease: Results of the Minority Health Instiute Expert Advisory Panel. J Sex Med 2005; 2:40-52.
  • Eardley I, Donatucci C, Corbin J, El-Meliegy A, Hatzimouratidis K, McVary K, Munarriz R, Lee SW. Pharmacotherapy for erectile dysfunction. J Sex Med 2010: 7(1 Pt 2):524-40.
  • Wespes E, Eardley I, Giuliano F, Hatzichristou D, Hatzimouratidis K, Moncada I, Salonia A, Vardi Y. Guidelines on male sexual dysfunction: erectile dysfunction and premature ejaculation. Arnhem (The Netherlands): European Association of Urology (EAU); 2013 Mar. 54 p.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *