BIOFEEDBACK EN EL SUELO PÉLVICO

¿Sabes qué es el biofeedback?¿conoces sus múltiples beneficios en la rehabilitación y prevención de disfunciones de suelo pélvico?

¿Qué es el biofeedback?

Seguro que si practicas deporte, te gusta que tu monitor o entrenador esté pendiente de tí, que te avise cuando lo haces mal y te motive en todo momento para que puedas progresar. Pues podríamos decir que el biofeedback es como este entrenador, un entrenador del suelo pélvico que capta la actividad eléctrica de esta musculatura con muchíiiisima precisión . Sigue leyendo y te cuento.

El biofeedback en fisioterapia permite valorar y entrenar el suelo pélvico con máxima precisión.

Como te estaba contando el biofeedback o bioretroalimentación es un aparto que nos va a acompañar durante la reeducación del suelo pélvico. Nos va a decir cuándo tenemos qué contraer y cuándo relajar, qué grado de contracción estamos consiguiendo y qué nivel de tensión o fuerza tienen nuestros músculos en cada momento. Por lo tanto, será como tu coach electromiográfico del suelo pélvico.

En palabras más técnicas, podemos decir que es un sistema que nos permite medir de forma objetiva la actividad eléctrica muscular presente en un determinado músculo en tiempo real.

 

¿para qué sirve el biofeedback?

El biofeedback es un sistema de gran utilidad tanto para valorar como para prevenir y tratar las disfunciones del suelo pélvico femeninas y masculinas. Ya que cuando los fisioterapeutas vemos en la pantalla la actividad electromiográfica del músculo (en reposo, durante la contracción y al realizar determinadas actividades); podemos saber si existe alguna alteración en el mismo y nos permite establecer un plan de tratamiento más preciso si se precisa.

Concretamente en nuestra consulta empleamos el biofeedback con muchísima frecuencia  puesto que:

1. MIDE LA ACTIVIDAD ELÉCTRICA EN TIEMPO REAL

En primer lugar, el biofeedback permite detectar y registrar la actividad eléctrica. Tanto de los músculos del suelo pélvico, como de los músculos que trabajan en equipo con el suelo pélvico. Esto nos ayuda a los profesionales a hacer una buena valoración, una adecuada programación del tratamiento y a llevar un control más preciso de la evolución. Y a vosotros os permite ver en tiempo real cómo se comporta vuestro suelo pélvico en cada momento (cuándo se contrae, cuando se relaja, si está contraído y no os habiáis dado cuenta, si pensábais que estabáis contrayendo…pero no era así,…).

 

2. MEJORA LA CONCIENCIA CORPORAL

En segundo lugar, el biofeedback mejora nuestra conciencia corporal. Nos ayuda a localizar con precisión la musculatura del suelo pélvico y a reforzar el aprendizaje tanto de la localización, como de la contracción y relajación del suelo pélvico. Así adquirimos conciencia de cómo debemos contraer y relajar correctamente.

Por tanto sirve como técnica educativa, ya que con el biofeedback podéis ver en forma de imagen (en una gráfica, escala de luces, juego virtual) cuándo y cómo contraéis y relajáis. De esta forma, gracias al trabajo con monitorización constante, es más fácil conocer vuestros logros y progresos y mantener la motivación.

 

3. OPTIMIZA LOS RESULTADOS EN CASO DE HIPOTONÍA DEL SUELO PÉLVICO

Por otro lado, en casos en los que existe una hipotonía de la musculatura del suelo pélvico (incontinencia urinaria, prolapsos, incontinencia fecal,…) con la ayuda del biofeedback trabajamos para aumentar el tono y la fuerza, y reeducar el automatismo perineal. De este modo al tener una monitorización constante nos aseguramos de que estamos realizando una reeducación óptima con la que conseguiremos los mejores resultados.  Con el tiempo veremos que nuestro suelo pélvico está cada vez más fuerte, tiene mejor tono y es competente en sus funciones. 

 

4. AYUDA A RELAJAR CUANDO TENEMOS UNA HIPERTONÍA DEL SUELO PÉLVICO

Mientras que cuando el problema es una hipertonía de la musculatura del suelo pélvico (dolor durante las relaciones sexuales, dolor pélvico crónico, vaginismo, prostatitis crónica, …) el biofeedback os permite ver que vuestro suelo pélvico está contraído constantemente, y os ayuda a reaprender a relajar de forma voluntaria esta musculatura. En este caso, al igual que antes, la supervisión del fisioterapeuta junto con la monitorización que aporta el biofeedback garantiza que la ejecución del tratamiento es la idónea para conseguir los resultados deseados.

 

Además, esta herramienta también puede emplearse en situaciones especiales en las que el suelo pélvico requiere atención. Por ejemplo:

1. Durante el embarazo y tras el parto

Al ser una técnica inocua tanto para la embarazada como para su bebé el biofeedback nos permite valorar y trabajar con mayor precisión el suelo pélvico para prevenir y tratar patologías pelvi-perineales, y favorecer la recuperación postparto.

 

2. en la menopausia

La menopausia es una etapa en la que el cuerpo de la mujer cambia y el periné también. Por ello, es recomendable entrenar el suelo pélvico. Y nada mejor que hacerlo con la supervisión de un especialista y con la asistencia de un dispositivo que nos monitorice y refleje que está pasando en nuestro periné en cada momento. Así le sacaremos el máximo rendimiento a nuestros entrenamientos pelvi-perineales.

 

3. mujeres y hombres Deportistas

Por último, aquellas personas deportistas que practican actividades hiperpresivas o de impacto (tenis, pádel, running, crossfit, etc.) también han de cuidar su suelo pélvico con el fin de contrarrestar los posibles perjuicios que estos ejercicios suelen tener sobre el suelo pélvico. En este caso el biofeedback es una herramienta que además de contar con una gran precisión en la detección de la actividad eléctrica muscular, ayuda a establecer y cumplir los objetivos fijados de forma divertida (con juegos).

Por tanto, con este sistema tenemos la garantía de que estamos ejercitando correctamente los músculos que lo necesitan. Veremos en una pantalla y de forma muy clara como vamos progresando y cómo mejoran nuestros síntomas de incontinencia, dolor, etc. consiguiendo mayor motivación para seguir con la recuperación del suelo pélvico.

 

¿Cómo funciona el biofeedback?

El biofeedback consiste en un dispositivo (2) unido por unos cables a unos electrodos (1). Los electrodos van a ser los responsables de captar la actividad eléctrica de los músculos. Y el dispositivo de biofeedback será el encargado de convertir esta información eléctrica en imagen, luz o sonido. Podremos ver estas imágenes en forma de gráfica o de videojuego en la pantalla del aparato de biofeedback (2) o en un ordenador (3).

Qué es y como funciona el biofeedback.

De este modo cuando realicemos una contracción, veremos que en la pantalla se está dibujando una línea ascendente que refleja la actividad eléctrica de mi musculatura del suelo pélvico. Cuanto mayor sea la contracción más cerca de la parte superior de la pantalla llegará la línea. Si mantengo la intensidad de la contracción, veré que se dibuja una línea recta en la pantalla. Por contra, al relajar la musculatura, veré una línea descendente. De modo que si soy capaz de mantener esta relajación, observaremos una línea recta cerca del borde inferior de la pantalla.

Para hacer la reeducación del suelo pélvico más divertida muchos dispositivas cuentan con videojuegos en los que por ejemplo: el paciente es un conejo cuyo objetivo es comerse el mayor número de zanahorias posible. Para ello, debe contraer la musculatura del suelo pélvico si quiere subir colinas y relajar la musculatura del suelo pélvico para bajarlas. Si no lo hace correctamente no conseguirá comer zanahorias.

Reeducación del suelo pélvico con biofeedback y juegos

 

TIPOS DE ELECTRODOS

En cuanto a los electrodos, añadir que en la rehabilitación del suelo pélvico usamos dos tipos de electrodos para captar esta actividad eléctrica muscular:

Electrodos de superficie:  son unas “pegatinas” de caucho que se adhieren a la piel. La localización de estos electrodos dependerá de los músculos que queramos valorar. (P.ej: abdomen, periné, muslos, etc.).

Electrodos intracavitarios: en este caso disponemos de electrodos vaginales y electrodos rectales. Como su nombre indica los vaginales se introducen en la cavidad vaginal, y los otros por vía anal. En la imagen puedes ver varios modelos de electrodos intracavitarios.

 

Estos electrodos detectan la actividad eléctrica de los músculos del suelo pélvico, tanto cuando están en reposo como cuando realizan una contracción y transforman estas señales eléctricas en otras objetivables, medibles, audibles y visibles; para que podamos ver y ser conscientes del grado de contracción muscular; lo que nos ayudará a conseguir una rehabilitación óptima.

Electrodos de superficie autoadhesivos para electroestimulación y biofeedback

Electrodos de superficie

Electrodos o sondas vaginales y anales para electroestimulación y biofeedback

Electrodos intracavitarios

 

¿el biofeedback duele?

Para conlcuir, os diré a los que tenéis algo de miedo que no es nada doloroso. No sentiréis nada con este dispositivo: ni frío, ni calor, ni corriente…. puesto que lo único que va a hacer el electrodo es captar vuestra actividad eléctrica.

Por supuesto que los electrodos adhesivos no generan ninguna molestia. Sin embargo, puede ocurrir en algunos  casos que la introducción de la sonda vaginal o anal, o la sensación de tener la sonda dentro sea incómoda; pero nunca será una sensación dolorosa.

BIBLIOGRAFÍA

Skardoon GR, Khera AJ, Emmanuel AV, Burgell RE. Review article: dyssynergic defaecation and biofeedback therapy in the pathophysiology and management of functional constipation. Aliment Pharmacol Ther. 2017 Aug;46(4):410-423.

Guillaume A, Salem AE, Garcia P, Chander Roland B. Pathophysiology andTherapeutic Options for Fecal Incontinence. J Clin Gastroenterol. 2017Apr;51(4):324-330.

Logan BL, Blais S. Giggle incontinence: Evolution and treatment. J Pediatr Urol. 2017 Oct;13 (5):430-5.

Hsu LF, Liao YM, Lai FC, Tsai PS. Beneficial effects of biofeedback-assistedpelvic floor muscle training in patients with urinary incontinence after radical prostatectomy: A systematic review and metaanalysis. Int J Nurs Stud. 2016Aug;60:99-111.

Stockdale CK, Lawson HW. 2013 Vulvodynia Guideline update. J Low Genit TractDis. 2014 Apr;18(2):93-100.

Pastore EA, Katzman WB. Recognizing myofascial pelvic pain in the femalepatient with chronic pelvic pain. J Obstet Gynecol Neonatal Nurs. 2012Sep-Oct;41(5):680-91.

 

©misuelopelvico.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *