PROLAPSO DE ÓRGANOS PÉLVICOS O “BULTO” VAGINAL

Tras el parto y a medida que nos vamos haciendo mayores la calidad de los tejidos perineales encargados de sujetar y mantener las vísceras pélvicas en su posición anatómica normal se ve alterada. Esta condición en muchos casos provoca que los órganos contenidos en el periné desciendan por el efecto de la gravedad, haciéndonos sentir como si tuviéramos un bulto dentro de nuestra vagina, un bulto que en algunos casos se asoma al exterior (sobre todo al realizar esfuerzos).

En esta entrada hablaremos de los principales tratamientos empleados en la actualidad para abordar estos bultos, los prolapsos de órganos pélvicos, basándonos en la evidencia científica. Veremos como la solución del prolapso no tiene porqué ser quirúrgica. Ya que en muchos casos el abordaje fisioterápico permite mejorar los síntomas y evitar que el prolapso empeore.

 

¿QUÉ ES UN PROLAPSO?

El prolapso de órganos pélvicos (POP)  se define como el “descenso sintomático de la pared vaginal anterior, de la pared vaginal posterior, y/o del ápex o bóveda de la vagina (cuello uterino / útero)”1. Esto quiere decir que uno o varios de los órganos contenidos en la pelvis (vejiga, útero, recto) al no estar bien sujetos dentro de la cavidad pélvica, descienden y salen a través de la vagina hacia el exterior.

En este caso el problema no empieza en el órgano que desciende, sino en la alteración de los tejidos que sujetan dichos órganos.

Se trata de una alteración de la posición anatómica normal de los órganos que están dentro de la pelvis como consecuencia de la disfunción de los mecanismos músculo-fasciales y ligamentarios de sostén perineal2-4. De modo que estos órganos podrían sobrepasar el introito (orificio de la vagina), pudiendo observarse fuera del canal vaginal.

Prolapso uterino o histerocele

Figura 1: Prolapso uterino o histerocele.

 

tipos de prolapsos

Se distinguen distintos tipos de prolapsos en función del órgano que desciende:

1. Cistocele o prolapso de vejiga:

La vejiga cae hacia la vagina, por lo que se nota un bulto en la pared anterior de la misma. Muchas veces el prolapso de vejiga se asocia a un prolapso de uretra (el conducto que comunica la vejiga con el exterior).

 

2. Rectocele o prolapso rectal:

El último tramo del intestino grueso, antes del ano, cae hacia la vagina, formando un bulto en la parte posterior de esta. Consecuentemente se altera la posición del recto, afectando al movimiento intestinal y pudiendo desencadenar: estreñimiento, hemorroides, vaciado incompleto de heces, sensación de presión y obstrucción intestinal.

 

3. Enterocele:

Las asas intestinales descienden por el hueco del recto y la parte posterior de la vagina. Puede ocurrir de forma aislada o asociarse a rectocele o también a prolapso uterino.

 

4. Histerocele o prolapso uterino:

El útero baja por el interior de la vagina, asomando primero el cuello y después el cuerpo uterino. En los histeroceles de mayor gravedad el útero sale al exterior a través de la vagina.

 

5. Prolapso de la cúpula vaginal:

La caída de la cúpula vaginal es frecuente en mujeres que les han extirpado el útero, en este caso la vagina se da la vuelta como un calcetín, quedando la parte interna por fuera.

 

 

GRAVEDAD DEL PROLAPSO

Atendiendo a su gravedad, el prolapso puede clasificarse en cuatro grados:

  • GRADO 1 o LEVE: descenso ligero en el interior de la vagina.
  • GRADO 2 o MODERADO: el descenso llega a la entrada de la vagina.
  • GRADO 3: el órgano descendido traspasa el orificio vaginal hacia el exterior, la mujer puede notar el bulto cuando está andando y, sobre todo, al realizar esfuerzos.
  • GRADO 4 o total: el órgano (vejiga, útero o recto) sale completamente al exterior, tanto al hacer un esfuerzo como en reposo.

En  esta imagen podemos ver un ejemplo de un prolapso uterino. Si os fijáis en la imagen de la izquierda vemos un útero en la posición anatómica normal dentro de la pelvis. Y en las siguientes imágenes vemos los distintos grados de prolapso uterino. Observamos de izquierda a derecha cuál es el grado o gravedad del prolapso en función de la posición de descenso en la que se encuentra dicho órgano .

 

¿CUÁLES SON SUS SÍNTOMAS?

Habitualmente el prolapso genital se detecta en mujeres asintomáticas6, 7, aunque un 3-28% presentan algún síntoma. El síntoma más común y con mayor valor predictivo (81%)5-7 sobre el POP es la sensación de “pesadez” o “bulto” en la vagina, al que se pueden asociar Sigue leyendo