Vibradores y suelo pélvico.

Actualmente el uso del vibrador tiene una connotación sexual muy acentuada en nuestra sociedad, y la mayoría aún desconocemos su aplicación terapéutica. Sí, así es, en algunos casos los vibradores son de gran ayuda para recuperar alteraciones pelvi-perineales.

Según el contexto en el que estemos un vibrador puede tener un papel “terapéutico” o un papel más bien “juguetón”. En este post hablaremos del papel terapéutico. Es decir, explicamos como podemos usar el vibrador para favorecer la recuperación de distintas alteraciones del suelo pélvico.

 

¿EN QUÉ ME PUEDE AYUDAR UN VIBRADOR?

A continuación hablaremos de cómo puede aplicarse la vibración, de los objetivos de su aplicación, y de las características que debe tener la vibración en función de los resultados deseados en cada caso. Todo ello atendiendo a la evidencia científica (Ver bibliografía)

1. VIBRACIÓN DIRECTA O A DISTANCIA

La vibración puede aplicarse de dos formas:

    • DIRECTA:  el vibrador estimula directamente un músculo o zona específica. En este punto podemos distinguir tres tipos de vibración directa:
      1. . Aplicación del estímulo vibratorio directamente sobre el cuerpo perineal transperineal.
      2. Introducir el vibrador en el interior de la vagina, para estimular la vagina y estructuras vecinas. (intravaginal)
      3. Insertar el vibrador por vía rectal para tratar mediante vibración estructuras cercanas a esta cavidad (anal).
    • INDIRECTA O A DISTANCIA: el dispositivo vibrador se coloca alejado del segmento del cuerpo que se quiere estimular para disipar el efecto a través de distintos grupos musculares; con lo que se estimularía la zona de forma indirecta. Para este tipo de estimulación suele emplearse una plataforma vibratoria.

 

2. OBJETIVOS TERAPÉUTICOS DE LA VIBRACIÓN

Al igual que existen distintos tipos de aplicaciones, la vibración también se utiliza con distintos objetivos:

    • Aumentar la fuerza y el tono del suelo pélvico en situaciones en las que existe una debilidad y/o hipotonía del suelo pélvico (incontinencia, prolapso de órganos pélvicos, poca sensibilidad o placer en las relaciones sexuales, etc).
    • Disminuir  la frecuencia de episodios de escapes involuntarios de orina al realizar esfuerzos, el volumen de orina perdido y la necesidad de uso de compresas/salvaslips en caso de pérdidas de orina.
    • Mejorar la sensibilidad  cuando ésta está alterada. Por ejemplo en cicatrices por episiotomía o cesárea; o cuando existe una alteración en el pudendo.
    • Disminuir el dolor pelvi-perineal en caso, por ejemplo, de vulvodinia o dispareunia.
    • Mejora la calidad de vida al mejorar los síntomas de la alteración perineal.

 

3. MODO DE EMPLEO DE LA VIBRACIÓN SEGÚN EL OBJETIVO

Como comentaba antes, el vibrador tiene infinidad de usos; y en función del objetivo que queramos alcanzar recomendamos una forma de uso u otro del vibrador.

No obstante antes de explicar el cómo usar la vibración; quiero recordar que siempre es recomendable acudir a un especialista en suelo pélvico para que os valore, y en función de lo que haya observado en la exploración decida si la vibración es una herramienta de la que os podríais beneficiar o no; y os indique el modo de empleo para vuestro caso concreto. Aquí hablaremos de forma muy genérica sobre como usar la vibración en función de qué es lo que queremos conseguir. Dicho esto…

PARA MEJORAR EL TONO DEL SUELO PÉLVICO

En casos en los que el tono del suelo pélvico está “bajito” (hipotonía). Por ejemplo en mujeres que nos cuentan que sienten poco placer o que apenas sienten nada en las relaciones sexuales; mujeres cuyas vaginas están constantemente abiertas, mujeres con pérdidas de orina al realizar esfuerzos porque la funcionalidad de su suelo pélvico está alterada, etc.

En estos casos usaremos vibradores en los que podamos regular la intensidad/ritmo de la vibración. Intentaremos mantener siempre el vibrador en  movimiento y buscar una intensidad agradable evitando la acomodación.

Podemos trabajar intravaginalmente con vibradores más largos o estimular con vibración a nivel superficial (isquiocavernoso, bulboesponjoso, clítoris, etc) para favorecer el cierre del introito (orificio vaginal). Es aconsejable trabajar diariamente unos  10 minutos, y siempre que se pueda llegar al orgasmo. Por otro lado, en el caso de las hipotonías a nivel del esfínter anal, también se estimularía con vibración en la entrada (sobre la piel).

 

PARA TRATAR PUNTOS DE DOLOR Y RELAJAR

Cuando hay dolor lo mejor es usar una vibración muy suave que no sea dolorosa ni desagradable. Presionamos en el punto de dolor y mantenemos el vibrador sin movimiento, para inhibir el punto de dolor y que el tejido se relaje.

Esta metodología de uso nos sería de gran utilidad en alteraciones que cursan con puntos gatillo en el suelo pélvico (dispareunia, vaginismos, postparto, etc.).

 

para recuperar ALTERACIONES EN LA SENSIBILIDAD

En aquellas personas en las que bien tras una intervención quirúrgica o después de dar a luz han visto alterada su sensibilidad (en la zona de la cicatriz, en el área que inerva el nervio pudendo, el ilioinguinal, iliohipogástrico…).

En estos casos la vibración no siempre es una buena opción de tratamiento, es el especialista quien lo tiene que valorar. Si en su caso está indicada la vibración, emplearemos una intensidad muy suave, que sea agradable (en ningún momento debe sentir dolor). Buscamos siempre que el tejido se acomode para desensibilizar la zona. Y poco a poco, con el tiempo, iremos aumentando la intensidad de la vibración.

Actualmente en el mercado existen infinidad de vibradores de distintos tamaños, formas, materiales, intensidades y frecuencias distintas de vibración. En función del objetivo de tratamiento y de vuestras características el especialista os puede ayudar a escoger el que mejor se ajuste a vuestras necesidades; y os debe explicar como usarlo vosotros desde casa para obtener los resultados esperados.

 

BIBLIOGRAFÍA

1. Rodrigues MP, Paiva LL, Ramos JGL, Ferla L. Vibratory perineal stimulation for
the treatment of female stress urinary incontinence: a systematic review. Int
Urogynecol J. 2018 Apr;29(4):555-562. PDF

2. Ong TA, Khong SY, Ng KL, et al. Using the Vibrance Kegel device
with pelvic floor muscle exercise for stress urinary incontinence: a
randomized controlled pilot study. Female Urology. 2015;86(3):
487–91.

3. de la Torre S, Miller LE. Multimodal vaginal toning for bladder symptoms and quality of life in stress urinary incontinence.
Int Urogynecol J. 2017;28(8):1201–7.

4. Sønksen J, Ohl D, Bonde B, McGuire L, McGuire E.
Transcutaneous mechanical nerve stimulation using Perineal vibration: a novel method for the treatment of female stress urinary
incontinence. J Urol. 2007;178:2025–8

5. Batista MAB, Wallerstein LF, Dias RM, Silva RG, Ugrinowitsch C,
Tricoli V. Efeitos do treinamento com plataformas vibratórias. Rev
Bras Ciênc Mov. 2007;15(3):103–13.

6. Lauper M, Kuhn A, Gerber R, Luginbühl H, Radlinger L. Pelvic
floor stimulation: what are the good vibrations? Neurourol Urodyn.
2009;28:405–10. 

7. Luginbuehl H, Lehmann C, Gerber R, Kuhn A, Hilfiker R, Baeyens
JP, et al. Continuous versus intermittent stochastic resonance whole
body vibration and its effect on pelvic floor muscle activity.
Neurourol Urodyn. 2012;31:683–7. 

8. Stania M, Chmielewska D, Kwaśna K, Smykla A, Taradaj J, Juras
G. Bioelectrical activity of the pelvic floor muscles during synchronous whole-body vibration – a randomized controlled study. BMC
Urol. 2015;15:107.

9. de Souza Pedroso ES, Carboni C. Avaliação da atividade
mioelétrica da musculatura do assoalho pélvico de mulheres no
climatério antes e após treino na plataforma vibratória. Biomotriz.
2015;9(2):3–19.

10. Farzinmehr A, Moezy A, Koohpayehzadeh J, Kashanian M. A
comparative study of whole body vibration training and pelvic floor
muscle training on women’s stress urinary incontinence: threemonth follow- up. J Family Reprod Health. 2015;9(4):147–54.

11. Zolnoun D, Lamvu G, Steege J. Patient perceptions of vulvar vibration therapy for refractory vulvar pain. Sex Relation Ther.
2008;23(4):345–53

5 Ejercicios específicos que pueden ayudarte si has sufrido un desgarro perineal

¿Acabas de dar a luz? ¿has sufrido un desgarro perineal? ¿tienes molestias o pérdidas de orina, gases o heces? ¿quieres recuperar tu suelo pélvico y prevenir posibles secuelas?

Si es así, sigue leyendo. En esta entrada os explico 5 ejercicios sencillos que podréis hacer en casa (generalmente a partir de las 6-12 semanas postparto en cualquier grado de desgarro) para favorecer la recuperación de vuestro desgarro y evitar Sigue leyendo

PÉRDIDAS DE ORINA DURANTE O DESPUÉS DEL EMBARAZO

Durante el embarazo el cuerpo de la mujer experimenta muchos cambios. Cambia la postura corporal, la elasticidad del tejido conectivo, el peso y el tamaño del bebé, el peso de la madre, etc. Con lo cual a medida que pasan las semanas la musculatura del suelo pélvico (principal responsable de la continencia urinaria) se estira y debilita cada vez más como consecuencia de la constante y creciente carga que debe soportar. Siendo el parto vaginal el momento de mayor distensión de los tejidos músculo-aponeuróticos y nerviosos del suelo pélvico.

Estas alteraciones producidas en los músculos perineales y el compartimento lumbo-abdomino-pélvico durante el embarazo y el parto desencadenan frecuentemente pérdidas involuntarias de orina, que afectan a más del 40% de las embarazadas españolas. Generalmente las mujeres experimentan escapes de orina al toser, estornudar, reír o hacer pequeños esfuerzos; entidad clínica que se conoce como incontinencia urinaria de esfuerzo.

No obstante, cabe destacar, que ninguna mujer debería presentar pérdidas involuntarias de orina (ni durante el embarazo, ni en el postparto). Cuando esto ocurre es porque existe algún tipo de alteración en las estructuras responsables de la continencia urinaria que debe solucionarse cuanto antes.

Sigue leyendo

FISIOTERAPIA EN LA DIÁSTASIS DE RECTOS ABDOMINALES

¿Acabas de dar a luz y tu musculatura abdominal ya no es lo que era?, ¿Tus rectos abdominales están muy separados?¿Quieres recuperar tu abdomen?

diastasis de rectos abdominales stop diastasis
 
Si te sientes identificada con alguna o varias de las preguntas anteriores, sigue leyendo, esta situación puede mejorar en muchos casos sin necesidad de entrar en un quirófano.

Durante y después del embarazo muchas mujeres experimentan un incremento de la separación de los rectos abdominales o diástasis abdominal como consecuencia del estiramiento y disminución del grosor de la línea alba. Se trata de una alteración que afecta entre un 50-70% de las mujeres embarazadas y que frecuentemente merma la estética abdominal en Sigue leyendo