Fisioterapia del suelo pélvico

Si estás o quieres quedarte embarazada, si has dado a luz, si tienes pérdidas de orina o si sientes dolor en el abdomen, pelvis o periné la fisioterapia del suelo pélvico puede ayudarte.

Sigue leyendo y te cuento.

 

FISIOTERAPIA DEL SUELO PÉLVICO ¿QUÉ ES?

Se entiende por fisioterapia del suelo pélvico al conjunto de terapias conservadoras -no quirúrgicas ni farmacológicas- dirigidas a la prevención y/o tratamiento de las patologías y alteraciones que conciernen a la esfera abominal, pélvica y perineal femenina y masculina.

Dicho de otro modo, es la parte de la fisioterapia que te va a ayudar a prevenir y tratar patologías asociadas al suelo pélvico (pérdidas de orina, estreñimiento, dolor durante las relaciones sexuales, prolapsos uterinos, etc.).

 

¿QUÉ PATOLOGÍAS SE PUEDEN PREVENIR Y/O TRATAR CON FISIOTERAPIA DEL SUELO PÉLVICO?

Entre las alteraciones más comunes que tratamos en la consulta de fisioterapia del suelo pélvico podemos destacar:

1. DISFUNCIONES DEL SUELO PÉLVICO FEMENINO Y MASCULINO:

    • incontinencia urinaria (de urgencia, esfuerzo, mixta, vejiga hiperactiva, …)
    • incontinencia fecal y de gases
    • estreñimiento
    • prolapso de órganos pélvicos,
    • disfunciones sexuales (dispareunia, disfunción eréctil, etc.)
    • dolor pélvico crónico (vulvodinia, neuralgia del pudendo,  vaginismo, síndrome de vejiga dolorosa, etc).
    • Alteraciones morfológicas y estructurales consecuencia de una cirugía abdominal, pélvica o perineal (histerectomía, ooforectomía, cesárea, prostatectomía, apendicectomía, abdominoplastia, prostatectomía…)

 2. CAMBIOS EN EL EMBARAZO Y RECUPERACIÓN POSTPARTO:

    • alteraciones perineales (edema vulvar, dolor en las relaciones sexuales, poca sensibilidad en las relaciones sexuales, pérdidas de orina, gases vaginales, etc.)
    • diástasis abdominal
    • dolor dorsal, cervical, lumbar, abdominal o pélvico (coccigodinia, lumbalgia, síndrome ciático, etc).
    • cicatrices (desgarro perineal, episiotomía, cesárea, …)
    • hinchazón de las piernas

 3.  ALTERACIONES EN LA MENOPAUSIA:

Al mismo tiempo también nos encargamos del tratamiento de las alteraciones perineales que tienen lugar durante la menopausia:

    • sequedad vaginal
    • debilidad suelo pélvico
    • dolor y molestias en el periné (vaginismo, vulvodinia, escozor, dispareunia, etc.).

En todos estos casos se producen cambios morfológicos y funcionales que comprometen en mayor o menor medida la calidad de vida de la mujer; y que afortunadamente en muchos casos pueden tratarse e incluso evitarse a través de la fisioterapia.

Por ello, es recomendable, acudir al fisioterapeuta especializado en pelvi-perineología cuando se perciban los primeros síntomas (pérdidas de orina, dolor durante las relaciones sexuales, descenso de los órganos pélvicos, etc.), cuando se quiera mejorar la calidad de vida durante el período de gestación, postparto o menopausia; y/o cuando queramos prevenir alteraciones perineales.

 

¿POR QUÉ SE RECOMIENDA TENER UN SUELO PÉLVICO SALUDABLE?

El suelo pélvico es el conjunto de músculos, ligamentos y tejido conectivo que cierra la cavidad inferior pelvis. Y es especialmente importante por las funciones que desempeña; entre las que destacan:

    • Permite la apertura y el cierre de los esfínteres ; con lo que  posibilita la salida de orina y heces/gases cuando orinamos o defecamos; y evita (súper importante) escapes indeseados en momentos socialmente incómodos.
      • Sostiene en una posición adecuada los órganos contenidos dentro de la pelvis.
      •  Participa en el embarazo y el parto.
      • Tiene una estrecha relación con nuestra sexualidad puesto que de él depende (en parte) la lubricación y el placer.
      • Trabaja en equipo con el diafragma, el abdomen y las lumbares.
      • En momentos de esfuerzo amortigua el impacto y protege a las vísceras pélvicas.

 

¿CÓMO ES UNA SESIÓN DE FISIOTERAPIA DE SUELO PÉLVICO?

Una consulta de fisioterapia del suelo pélvico es muy similar a cualquier sesión de fisioterapia.

PRIMERO ES NECESARIO HACER UNA VALORACIÓN

La valoración incluye un «interrogatorio» previo, la firma del consentimiento informado y una exploración. En primer lugar os haremos una serie de preguntas relacionadas con vuestro motivo de consulta (¿qué te pasa?, ¿desde cuándo?, características de los síntomas, ¿ha empeorado desde el inicio?, ¿has dado a luz?, ¿ fue un parto vaginal o parto por cesárea?, ¿te pusieron epidural?, ¿sufriste desgarro o te hicieron episiotomía?, etc.) y también otras preguntas de carácter administrativo (nombre, fecha de nacimiento, teléfono,…).

Posteriormente, os daremos un consentimiento informado . Antes de firmarlo os explicaremos en qué consiste la valoración del suelo pélvico. Necesitamos este consentimiento para que nos autoricéis a realizar la valoración del suelo pélvico. Esto se hace así porque muchas veces -no siempre- la valoración incluye una exploración interna vaginal y/o rectal no dolorosa; para la que lógicamente necesitamos vuestra aprobación. Entonces, si estáis de acuerdo con el procedimiento a seguir, firmaréis, y realizaremos la exploración física o valoración.

Los fisioterapeutas especialistas en suelo pélvico hacemos una valoración minuciosa  en la qué no solamente exploramos las estructuras perineales, sino que estudiamos también la postura, la marcha, la movilidad de la pelvis y lumbares, la caja torácica, el diafragma, la musculatura lumbar, la musculatura abdominal y un largo etcétera. Todo esto con el fin de detectar las estructuras que no están funcionando correctamente y que pueden estar alterando la funcionalidad del suelo pélvico.

Al finalizar la valoración, nos sentaremos con vosotros y os explicaremos qué es lo que hemos encontrado al realizar la valoración y cómo podemos tratarlo. Y por último, elaboraremos un tratamiento personalizado adaptado tanto a la patología que se quiere tratar o prevenir como a las características de la persona que tenemos delante.

En este enlace te cuento paso a paso como es una valoración del suelo pélvico.

¿CÓMO ES EL TRATAMIENTO DEL SUELO PÉLVICO?

El tratamiento siempre será personalizado, y por tanto adaptado a tus características en cada momento del tratamiento. En función de los datos obtenidos en la valoración diseñaremos tu programa de tratamiento en el que podemos emplear distintos tipos o técnicas de tratamiento:

    • Técnicas manuales y miofasciales.
    • Electroterapia (radiofrecuencia, TENS, ultrasonidos, neuromodulación periférica, etc)
    • Bio-feedback electromiográfico y/o ecográfico
    • Técnicas Osteopáticas
    • Técnicas de descongestión. Tratamiento del estreñimiento.
    • Ejercicios y técnicas para reeducar el Suelo Pélvico, la musculatura abdominal y el diafragma.
    • Ejercicos y técnicas para corregir la postura.
    • Técnicas de punción seca
    • Kinesiotape
    • Tratamiento con ventosas

 

EN RESUMEN…

Desde la fisioterapia del suelo pélvico trabajamos para ayudaros a prevenir y tratar aquellas  patologías que alteran el correcto funcionamiento de la musculatura interna de la pelvis y de otras estructuras vecinas.

 
Con este fin, realizamos en primer lugar una valoración exhaustiva. Y posteriormente diseñamos junto a vosotros un programa de tratamiento personalizado para que consigáis resultados en el menor tiempo posible.
 
En cuanto al tratamiento, este puede incluir técnicas manuales, biofeedback (electromiográfico, manométrico, ecográfico), electroterapia (radiofrecuencia, electroestimulación, ultrasonidos, …),  técnicas osteopáticas, respiratorias y de desbloqueo diafragmático, etc.
 
Además, siempre os iréis a casa con una lista de recomendaciones generales y un programa de ejercicios muy sencillos para que durante el día a día y desde la comodidad de vuestra casa podáis favorecer la recuperación.
 

Y ADEMÁS, EN NUESTRA CLÍNICA THW FISIOTERAPIA BENIDORM…

Como parte del tratamiento o para sentirte mejor y prevenir alteraciones músculo-esqueléticas, puedes hacer ejercicio grupal o individual en nuestras clases de:

    • Pilates
    • Ejercicio terapéutico
    • Pilates embarazo
    • Ejercicio para la recuperación postparto
    • Hipo Pilates

©misuelopelvico.com

 

Valoración del suelo pélvico: la exploración paso a paso

¿Sabes en qué consiste una valoración del suelo pélvico? ¿Te gustaría saber si en tu caso es aconsejable realizarla?

Sigue leyendo, y te lo contamos.

¿QUÉ ES LA VALORACIÓN DEL SUELO PÉLVICO?

La valoración del suelo pélvico es una revisión que realiza un fisioterapeuta especializado en este ámbito con el fin de detectar alteraciones en el suelo pélvico y en las estructuras que trabajan en equipo con el mismo (diafragma, abdomen, lumbares, caderas, pelvis…).

La valoración se divide en dos partes: la entrevista y la exploración física.

1. Entrevista clínica o anamnesis

Comenzamos realizando un interrogatorio en la que os preguntaremos sobre:

    • Datos administrativos (nombre, apellidos, fecha de nacimiento…).
    • Motivo de consulta (dolor perineal, pérdidas de orina, cicatriz dolorosa,…).
    • Estado de salud general: Alergias, infecciones de orina o vaginales, enfermedades cardiorrespiratorias, endocrinas, digestivas…
    • Aspectos relacionados con la micción, la defecación y las relaciones sexuales.
    • Características relacionadas con vuestros embarazos, partos, abortos y la recuperación postparto.
    • Cirugías previas (abominoplastias, apendicectomía, histerectomía…).
    • Hábitos e higiene de vida: profesión y actividades deportivas que realizas, calidad del descanso, tabaquismo, dieta,…
    • Características de tus síntomas (¿Cuándo se producen tus síntomas?, ¿Dónde sientes las molestias?, ¿cómo son esas molestias?, ¿Qué hace que se desencadenen tus síntomas?, ¿Qué los modifica?,  ¿desde cuándo te pasa?, ¿a qué lo asocias?…).

2. Valoración o exploración física

Una vez finalizado el interrogatorio procederemos con la valoración o exploración física.

En primer lugar os explicaremos detalladamente en qué consiste la Valoración y os pediremos que firméis un CONSENTIMIENTO INFORMADO.  Esto es porque necesitamos vuestra aprobación para realizar la exploración y posterior tratamiento de la zona abdominal, pélvica y perineal empleando técnicas intracavitarias (por vía vaginal y/o rectal).

Seguidamente, estando vosotros/as de pie valoraremos la POSTURA y veremos cómo se comportan las distintas estructuras de vuestro cuerpo al realizar ciertos movimientos y acciones (flexionar el tronco, flexionar la cadera, toser, etc.).

A continuación os pediremos que os tumbéis en la camilla sin ropa interior para tener acceso visual y táctil al periné. En este momento procederemos con:

    • VALORACIÓN TORÁCICA:

Estudiamos la morfología de la caja torácica, el patrón respiratorio y el tono del diafragma.

    • VALORACIÓN ABDOMINAL:

Vemos si hay diástasis dominal o hernias, como se comporta el abdomen en momentos de hiperpresión, revisamos si hay cicatrices en el abdomen y si son disfuncionales o presentan síntomas, comprobamos si la sensibilidad del abdomen está conservada…

    • VALORACIÓN PÉLVICA:

Valoramos la simetría de las estructuras óseas, buscamos puntos de dolor realizando y realizamos distintos test para saber qué estructuras no funcionan como deberían y están causando o favoreciendo el empeoramiento de nuestro problema.

    • OBSERVACIÓN PERINEAL EXTERNA:

Estudiamos la zona del periné: el clítoris, los labios, la uretra, la entrada de la vagina, la separación vagina-ano y el ano. Aquí observamos el estado de los tejidos, la coloración, nos fijamos si hay cicatrices, hemorroides, si la vagina está abierta, si hay indicios de infección, etc.

    • VALORACIÓN NEUROLÓGICA:

En este punto evaluamos con distintos test posibles afecciones a nivel del sistema nervioso central y/o periférico. Podemos encontrar alteraciones en la sensibilidad, alteraciones en los reflejos, o incluso casos en los que un estímulo muy suave genere dolor.

    • VALORACIÓN INTRACAVITARIA:

En la valoración del suelo pélvico es imprescindible este punto. Puesto que la palpación vía vaginal y/o vía anal permite al fisioterapeuta conocer con precisión el estado de las estructuras internas de la pelvis.

La valoración intracavitaria puede ser manual o instrumental (con ayuda de biofeedback electromiográfico o ecográfico). En este momento conseguimos:

1. Conocer el estado de la musculatura que reviste la pelvis (si está hipertónica o hipotónica, si presenta puntos de dolor, si hay una cicatriz dolorosa, …). Valoraremos como se comportan desde los planos más superficiales hasta los más profundos en distintas situaciones (en reposo, al realizar una contracción del suelo pélvico, toser, en valsalva, …)

2. Valorar la posición y el comportamiento de los órganos pélvicos (uretra, vejiga, vagina, útero, recto y ano), para determinar por ejemplo si se ha descolgado el útero o la vejiga.

DESPUÉS DE LA VALORACIÓN

Al finalizar la valoración, y ya vestidos, el fisioterapeuta se sentará con vosotros y os explicará los hallazgos encontrados durante la exploración. Nosotros siempre os explicamos lo que os pasa con ayuda de una maqueta y material didáctico para una mejor comprensión. Seguidamente, os contaremos detalladamente en qué va a consistir el tratamiento y las pautas y ejercicios que deberás llevar a cabo en casa.

También es posible que te derivemos a otro especialista (urólogo, ginecólogo, psicólogo, sexólogo…). Puesto que algunos casos es necesario un tratamiento multidisciplinar o la patología presente no es tratable con fisioterapia. Sin embargo, en otros casos, podrás irte a casa con una serie de recomendaciones. Sin necesidad de seguir un tratamiento en consulta.

¿YA SABES SI DEBERÍAS REALIZARTE UNA VALORACIÓN DEL SUELO PÉLVICO?

Si aún no lo sabes, ahora te lo cuento.

Me gustaría aclarar que tanto las mujeres como los hombres pueden realizarse una valoración del suelo pélvico en cualquier momento de su vida. Ahora bien, la valoración de suelo pélvico está especialmente recomendada en los siguientes casos:

    • Durante el embarazo y postparto
    • En la menopausia
    • Cuando tenemos pérdidas de orina, escapes involuntarios de heces y/o gases, estreñimiento crónico, hemorroides y fisuras.
    • Si tienes la sensación de tener un bulto en la vagina o pesadez vaginal.
    • En el caso de que sientas dolor en las relaciones sexuales, o dolor en cualquier zona del periné y/o abdomen bajo.
    • Si quieres hacer ejercicios de suelo pélvico pero no sabes si lo estás haciendo bien.
    • Las mujeres que practicamos deportes de impacto o hiperpresivos (tenis, pádel, crossfit, abdominales tradicionales, cantar…) o que tenemos un trabajo en el que realizamos grandes esfuerzos.
    • En caso de haber sufrido una cirugía abdominal, pélvica o perineal (cesárea, histerectomía, prostatectomía, apendicectomía, etc.)

 

 Espero haber aclarado vuestras dudas acerca de la valoración del suelo pélvico. Y ya sabéis, si os ha gustado la información y creéis que puede servir de ayuda a algún amigo o conocido ¡compartidla!.

©misuelopelvico.com

Cómo usar un vibrador para mejorar el suelo pélvico

Actualmente el uso del vibrador tiene una connotación sexual muy acentuada en nuestra sociedad, y la mayoría aún desconocemos su aplicación terapéutica. Sí, así es, en algunos casos los vibradores son de gran ayuda para recuperar alteraciones pelvi-perineales.

Según el contexto en el que estemos un vibrador puede tener un papel «terapéutico» o un papel más bien «juguetón». En este post hablaremos del papel terapéutico. Es decir, explicamos como podemos usar el vibrador para Sigue leyendo

PROLAPSO DE ÓRGANOS PÉLVICOS O «BULTO» VAGINAL

Tras el parto y a medida que nos vamos haciendo mayores la calidad de los tejidos perineales encargados de sujetar y mantener las vísceras pélvicas en su posición anatómica normal se ve alterada. Esta condición en muchos casos provoca que los órganos contenidos en el periné desciendan por el efecto de la gravedad. Haciéndonos sentir como si tuviéramos un bulto dentro de nuestra vagina. Un bulto que en algunos casos se asoma al exterior (sobre todo al realizar esfuerzos).

En esta entrada hablaremos de los principales tratamientos empleados en la actualidad para abordar estos bultos, los prolapsos de órganos pélvicos basándonos en la evidencia científica. Veremos como la solución del prolapso no tiene porqué ser quirúrgica. Ya que en muchos casos el abordaje fisioterápico permite mejorar los síntomas y evitar que el prolapso empeore.

 

¿QUÉ ES UN PROLAPSO?

El prolapso de órganos pélvicos (POP)  se define como el “descenso sintomático de la pared vaginal anterior, de la pared vaginal posterior, y/o del ápex o bóveda de la vagina (cuello uterino / útero)”1. Esto quiere decir que uno o varios de los órganos contenidos en la pelvis (vejiga, útero, recto) al no estar bien sujetos dentro de la cavidad pélvica, descienden y salen a través de la vagina hacia el exterior.

En este caso el problema no empieza en el órgano que desciende, sino en la alteración de los tejidos que sujetan dichos órganos.

Se trata de una alteración de la posición anatómica normal de los órganos que están dentro de la pelvis como consecuencia de la disfunción de los mecanismos músculo-fasciales y ligamentarios de sostén perineal2-4. De modo que estos órganos podrían sobrepasar el introito (orificio de la vagina), pudiendo observarse fuera del canal vaginal.

Prolapso uterino o histerocele

Figura 1: Prolapso uterino o histerocele.

 

tipos de prolapsos

Se distinguen distintos tipos de prolapsos en función del órgano que desciende:

1. Cistocele o prolapso de vejiga:

La vejiga cae hacia la vagina, por lo que se nota un bulto en la pared anterior de la misma. Muchas veces el prolapso de vejiga se asocia a un prolapso de uretra (el conducto que comunica la vejiga con el exterior).

 

2. Rectocele o prolapso rectal:

El último tramo del intestino grueso, antes del ano, cae hacia la vagina, formando un bulto en la parte posterior de esta. Consecuentemente se altera la posición del recto, afectando al movimiento intestinal y pudiendo desencadenar: estreñimiento, hemorroides, vaciado incompleto de heces, sensación de presión y obstrucción intestinal.

 

3. Enterocele:

Las asas intestinales descienden por el hueco del recto y la parte posterior de la vagina. Puede ocurrir de forma aislada o asociarse a rectocele o también a prolapso uterino.

 

4. Histerocele o prolapso uterino:

El útero baja por el interior de la vagina, asomando primero el cuello y después el cuerpo uterino. En los histeroceles de mayor gravedad el útero sale al exterior a través de la vagina.

 

5. Prolapso de la cúpula vaginal:

La caída de la cúpula vaginal es frecuente en mujeres que les han extirpado el útero, en este caso la vagina se da la vuelta como un calcetín, quedando la parte interna por fuera.

 

 

GRAVEDAD DEL PROLAPSO

Atendiendo a su gravedad, el prolapso puede clasificarse en cuatro grados:

  • GRADO 1 o LEVE: descenso ligero en el interior de la vagina.
  • GRADO 2 o MODERADO: el descenso llega a la entrada de la vagina.
  • GRADO 3: el órgano descendido traspasa el orificio vaginal hacia el exterior, la mujer puede notar el bulto cuando está andando y, sobre todo, al realizar esfuerzos.
  • GRADO 4 o total: el órgano (vejiga, útero o recto) sale completamente al exterior, tanto al hacer un esfuerzo como en reposo.

En  esta imagen podemos ver un ejemplo de un prolapso uterino. Si os fijáis en la imagen de la izquierda vemos un útero en la posición anatómica normal dentro de la pelvis. Y en las siguientes imágenes vemos los distintos grados de prolapso uterino. Observamos de izquierda a derecha cuál es el grado o gravedad del prolapso en función de la posición de descenso en la que se encuentra dicho órgano .

 

¿CUÁLES SON SUS SÍNTOMAS?

Habitualmente el prolapso genital se detecta en mujeres asintomáticas6, 7, aunque un 3-28% presentan algún síntoma. El síntoma más común y con mayor valor predictivo (81%)5-7 sobre el POP es la sensación de “pesadez” o “bulto” en la vagina, al que se pueden asociar Sigue leyendo

ABDOMEN Y SUELO PÉLVICO EN FORMA

 

Si quieres entrenar todo tu cuerpo de forma global al mismo tiempo que recuperas la funcionalidad de tu abdomen y suelo pélvico ¡únete a nuestros grupos!.

Personalizamos cada una de las clases para que se adapten a vuestras características con el objetivo de entrenar todo el cuerpo al mismo tiempo que recuperamos la funcionalidad del abdomen y suelo pélvico para evitar situaciones tan frecuentes como que:

    • Al estornudar, toser, hacer deporte o reírse se te escapan unas gotitas de orina o directamente mojas la ropa interior.
    • En las relaciones sexuales con penetración no sientes nada de placer, como si la vagina fuese muy grande o muy elástica.
    • Después de dar a luz el abdomen se ha quedado distendido y débil, y estéticamente ya no se ve como antes.
    • En ginecología te han dicho que tienes la vejiga o el útero «caído» (prolapso).
    • Tienes estreñimiento.
    • Al llegar la menopausia sientes la vagina muy seca, poco lubricada.

 

Objetivos del entrenamiento

Preparamos cada entrenamiento de forma muy minuciosa, para que consigáis vuestros objetivos en el menor tiempo posible. Todas las clases son personalizadas y en ellas incluimos ejercicios y consejos que podréis aplicar con facilidad en vuestra rutina diaria.

Nuestro método de entrenamiento se diseña atendiendo a los siguientes objetivos:

    • Mejorar tu forma física de forma saludable.
    • Conseguir un abdomen funcional, tonificado y bonito.
    • Mejorar la postura y reducir tensiones.
    • Prevenir y mejorar alteraciones del suelo pélvico (pérdidas de orina, prolapsos de órganos pélvicos, incontinencia fecal, hiper o hipotonía del suelo pélvico, etc.) a través de la optimización del tono del suelo pélvico, con lo que mejorará el placer en las relaciones sexuales.
    • En caso de sequedad vaginal, mejorar la lubricación y el estado de los tejidos pelvi-perineales.
    • Ganar tono y elasticidad en todo el cuerpo; mejorar la postura, la coordinación y el equilibrio.
    •  Enseñaros a reconocer los síntomas que revelan que existe una alteración abdominal, pélvica o perineal.
    • Proporcionaros la información y herramientas necesarias para prevenir y/o tratar estas alteraciones.
    • Mejorar el dolor lumbar y/o pélvico.
    • …y ¡muchas cosas más!

Haremos ejercicios de suelo pélvico, ejercicios hipopresivos, ejercicios para el core, estiramientos, automasajes, etc.

 

Patologías y síntomas que podrás mejorar con los ejercicios

Estas son algunas de las dolencias o síntomas más frecuentes que podemos mejorar:

    • Pérdidas de orina
    • Prolapso de órganos pélvicos (cistocele, uretrocele, histerocele, colpocele…).
    • Poco placer en las relaciones sexuales 
    • Dolor lumbar, pélvico o perineal
    • Sequedad vaginal
    • Debilidad o hipotonía del abdomen asociada o no a diástasis abdominal (frecuente en el postparto)
    • Cicatrices dolorosas o molestas en el abdomen o periné (tras una cesárea, episiotomía, histerectomía, laparoscopia, etc.)
    • Estreñimiento

 

¿Dónde?

Las clases se imparten en la clínica THW Fisioterapia de Benidorm. En la Calle Actor Luis Prendes (Local 16). Haciendo esquina entre el Gran Hotel Bali y la oficina de Correos.

Aquí puedes ver la ubicación en Google Maps.

 

¿Quién imparte las clases?

Todas las clases son diseñadas y supervisadas por Lorena Navarro, fisioterapeuta especialista en uroginecología y obstetricia Nº Col. ICOFCV: 4506.

Aquí os dejamos un breve resumen de su formación: 

    • Graduada en Fisioterapia por la Facultad de Fisioterapia, Universidad de Valencia. 
    • Máster de Fisioterapia en los Procesos de envejecimiento: Estrategias socio-sanitarias. Premio extraordinario de máster. Facultad de Fisioterapia, Universidad de Valencia. 
    • Postgrado de Experto en Terapia Manual en Pelvi-Perineología. Escuela de Postgrado, Universidad Europea de Valencia.
    • Curso en “Ciencias del dolor para la salud de la pelvis: abordaje del dolor pélvico”. Universitat de València (Valencia). Dra. Sandy Hilton. 
    • Curso de “Razonamiento clínico en pacientes con dolor”. Zérapi. Alaquás (Valencia). 
    • Curso de “Instructor de Pilates Terapéutico”. APTA Vital Sport. Valencia. 
    • Curso de “Fisioterapia conservadora e invasiva en el síndrome de dolor miofascial”. Travell & Simons. Valencia. 
    • Curso de “Formador de cuidadores de personas mayores”. Proyecto Europeo de investigación EDUCARE. Dirigido por Mª Ángeles Pérez Ara. Facultad de Psicología, Universitat de Valencia. 
    • Curso de “Fisioterapia en Suelo Pélvico: Disfunciones Miccionales y Ano-rectales”. Dra. Carolina Walker. Madrid. 
    • Curso de «Fisioterapia grupal para mamás y bebés». FisioByM.
    • Curso de «Diagnóstico y Terapia Manual en el embarazo y postparo«. Fisiomedit. Madrid.

 

¿Cómo puedo inscribirme?

Puedes reservar tu plaza mandando un correo a thwginecologia@gmail.com o enviando un whatsap al 685 340 765. En ambos casos deberás indicar tu nombre y apellidos, y el nombre de las clases a las que te gustaría asistir. 

Y si quieres saber más sobre el precio, los horarios o te surge cualquier duda mándanos un correo y te contamos.